foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
Bienvenidos
En el año 1988, llegamos a El Chaltén, siendo una del las primeras familias que poblaron este bello paraje. Al poco tiempo comenzamos en la actividad turística realizando cabalgatas y porteos, con el correr de los años inauguramos el camping y más tarde tres cabañas equipadas con calidez y confort. Leer más

Aproximadamente unas 260.000 ha. del Parque se hallan cubiertas por hielo, y por lo tanto desprovistas de vegetación, a las que se suman unas 95.000 ha ocupadas por lagos. La superficie boscosa total del Parque es de alrededor de 79.000 ha. predominando la lenga y el guindo. 

La flora del Parque Nacional Los Glaciares pertenece al Distrito Magallánico, el más austral. Entre los arbustos se destacan el notro, de bellas flores rojas, el calafate, de flores amarillas y fruto violeta, y el sauco del diablo en las zonas más húmedas del bosque. 

 

Estepa

La estepa del Parque Nacional presenta una alta adaptación a condiciones de sequedad extrema y a la defensa contra el frío y el viento. Las gramíneas forman matas bajas y compactas, con hojas plegadas, rígidas y cubiertas de espesa cutina que les disminuye la evaporación. Son frecuentes las matas circulares, como el neneo, o también semilunares. 

 

Bosque

Por debajo de la vegetación altoandina, hasta el nivel de los lagos, predominan los bosques de Nothofagus. 

El límite superior del bosque se encuentra en promedio entre los 1000 a 1100 m de altura. 

Ñire y Lenga

Hay tres especies de Nothofagus dentro del Parque: 

  • La lenga (Nothofagus pumilio) 
  • El ñire (Nothofagus antárctica) 
  • El coihue o guindo (Nothofagus betuloides) 

De éstas, la lenga es la de más amplia distribución y ocupa la mayor proporción de los bosques del área. Se los encuentra generalmente recubiertos de Usnea (líquenes), comúnmente llamado "barba de viejo", debido a su forma de largas cintas que cuelgan de los troncos. 

Los faldeos montañosos que caen hacia los brazos del Lago Argentino están ocupados principalmente por bosques densos y continuos. 

En los sectores más occidentales, como los faldeos de los Senos Mayo y Spegazzini, se encuentra el denominado bosque higrófilo magallánico. En estos sectores, desde el nivel de los lagos hasta aproximadamente los 500 m, los bosques se encuentran dominados por el guindo, (Nothofagus betuloides) el cual en los sitios más favorables puede alcanzar los 20 a 30 metros de altura y el metro de diámetro. Acompañando al guindo son frecuentes el canelo, que alcanza de 8 a 12 m de altura y el sauco. En el sotobosque se encuentran varias especies arbustivas. 

El estrato herbáceo es abierto y ofrece Uncinia brevicaulis, Valeriana lapathyfolia, Viola maculata y varias especies de gramíneas. 

Hay una sola especie de enredadera: Luzuriaga marginata, la que es frecuente en el borde de los arroyos o al pie de los troncos. Philesia magellánica, un arbusto apoyante de vistosas flores rojas, es de distribución muy restringida. 

 

Semidesierto de Altura

Por encima de los 1000 a 1100 m de altura, y hasta los 1500-1600 m (límite inferior de las nieves permanentes) se encuentran los semidesiertos de altura. 

Semidesierto de Altura Este tipo de vegetación presenta muy escasa cobertura y predominio de gramíneas xerofíticas y dicotiledóneas en cojín; entre estas últimas son frecuentes los cojines de los géneros Azorella y Bolax. 

En sitios húmedos se forman pequeños prados con vegetación densa, allí son frecuentes las Azorella lycopodioides, Epilobium australe, Epilobium nivale, Alopecurus antarcticus, entre otras especies; acompañadas a menudo por Empetrum rubrum y Marsippospermun cf reichei. 

En algunos sitios, inmediatamente por encima del nivel de las lengas achaparradas, se encuentra una faja de vegetación arbustiva más o menos densa dominada por Empetrum rubrum y Pernettya sp. 

A diferencia de la vegetación altoandina norpatagónica, están ausentes muchas especies de Mulinum, y en cambio hay muchos elementos subantárticos.